Qué es la herencia yacente y cómo repartirla

La herencia yacente es aquella situación que se produce con los bienes de una persona que ha fallecido y hasta que se verifique la aceptación de la herencia por los herederos.

Así, hablamos de una situación interina de titularidad, dicho de otro modo, nos encontramos con un patrimonio que carece de titular hasta la aceptación de la herencia.

Cómo se reparte la herencia yacente

Todas las herencias en mayor o menor tiempo han pasado por dicha circunstancia, es decir, desde que una persona fallece hasta que se produce la aceptación y reparto de los bienes, pasan por una situación de interinidad, es decir, carecen de titular actual si bien se presume que la actual situación se resolverá en un plazo relativamente corto de tiempo.

Así pues, la aceptación y posterior reparto de la herencia yacente habrá que efectuarse conforme haya dispuesto el testador o bien, a falta de testamento, tal y como prescribe la ley, por tanto, de cara al reparto de los bienes, la herencia yacente no ofrece ninguna peculiaridad, salvo que su ausencia de titular se dilate en exceso en el tiempo y pueda ser objeto de diferentes acciones jurídicas frente a ella.

La herencia yacente en el Código Civil

La herencia yacente como tal no aparece regulada en el Código Civil si bien podemos encontrar algunos artículos que se refieren a ella y más bien a la situación de los herederos frente a ella, así, el artículo 1.934 del Código Civil establece:

«La prescripción produce sus efectos jurídicos a favor y en contra de la herencia antes de haber sido aceptada y durante el tiempo concedido para hacer inventario y para deliberar.»

A su vez, el artículo 440 del Código Civil establece:

«La posesión de los bienes hereditarios se entiende transmitida al heredero sin interrupción y desde el momento de la muerte del causante, en el caso de que llegue a adirse la herencia.

El que válidamente repudia una herencia se entiende que no la ha poseído en ningún momento.»

Y el artículo 989 del Código Civil reza:

«Los efectos de la aceptación y de la repudiación se retrotraen siempre al momento de la muerte de la persona a quien se hereda.»

Cómo se administra la herencia yacente

A los efectos de administración y, mientras se verifique la aceptación de la herencia, este patrimonio, necesita de una administración para atender las obligaciones del que fuera su titular, por ello la administración puede ser bien a través de la persona designada por el testador (en caso de que exista testamento) por ejemplo un administrador o albacea de la herencia o, a falta de éstos, exigirá una persona nombrada judicialmente para hacerse cargo de las obligaciones de dicho patrimonio.

Y ya sabéis, cualquier duda, sugerencia o comentario…

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies